Venezuela en redes sociales

Actualmente vivimos en una sociedad influenciada por los medios digitales, fenómeno que ha revolucionado la forma en que percibimos el mundo y la manera en cómo nos comunicamos en este. Se ha hecho necesario para los medios tradicionales, adaptarse a esta nueva era de la comunicación con el fin de evitar su desaparición del espectro informativo.

En Venezuela, los nuevos métodos de comunicación no solo se han hecho importantes a causa de ser una tendencia mundial, sino que se han convertido en una necesidad para cualquier ciudadano que desee conocer la realidad que vive el país.

Haciendo referencia solo a la televisión, Venezuela posee aproximadamente diez canales que pueden ser vistos en todo el país por la señal abierta tradicional, cinco de ellos son televisoras públicas controladas directamente por El Estado, la otra mitad son privadas, limitadas a causa del miedo a ser sancionadas por los entes gubernamentales, como consecuencia de transmitir contenido que perjudique al mismo.

Este tipo de limitantes ha concluido en la migración de la información a las plataformas digitales donde de una u otra manera se puede contrarrestar la censura. En los últimos siete años se le ha dado nacimiento a cientos de medios de comunicación digital en Venezuela.

La necesaria inmediatez de la información ha explotado el uso de las redes en dicho país. Estas se han convertido en el mayor canal de difusión de información y respuesta de quienes la reciben.

Por otra parte, se le ha dado paso al periodismo ciudadano, donde grandes canales de difusión digital extienden una invitación a la población a ser individuos generadores de contenido.

Aunque para esta población las redes sociales y los medios digitales han sido la parcial solución a la censura, se enfrentan también a una oscuridad digital y es el hecho de que surgen cada día más líderes de opinión de los cuales no se conoce su trayectoria, incluso en ocasiones ni siquiera su identidad, sin embargo influyen poderosamente en la opinión pública, a veces siendo agentes de desinformación,  y creadores de la polémica política.

En definitiva, estos mecanismos digitales pueden representar la bandera de la libertad de expresión de un país, pero son necesarias las líneas rectas de medios con años de experiencia y un camino recorrido sobre la verdad y la investigación, que puedan sentar un precedente correcto sobre lo que dicen lo demás sobre cualquier tema.

 

Kathy Torres

@Kathy_atorres